Antes de la puesta en marcha del Sistema 9-1-1 existían más de 40 números telefónicos para reportar emergencias, al no contar con protocolos de actuación establecidos y medibles, miles de emergencias quedaban sin atender anualmente. Aquellas que ocurrían en las calles eran informalmente tratadas por transeúntes que se encontraban en la escena, mientras las que sucedían en los hogares eran resueltas por familiares y vecinos, o terminaban en fatalidades al no ser asistidas por expertos.

El Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1,  inició como proyecto en  enero de 2013, desde esta fecha se creó el levantamiento necesario con el objetivo de lograr la puesta en marcha,  y ante todo el óptimo funcionamiento del 9-1-1 para la República Dominicana. Los esfuerzos iniciales se concentraron en conocer los sistemas de emergencias  de otros países y adaptar estos modelos para la realidad dominicana.

Tras tomar las mejores prácticas de las naciones visitadas, y adecuar un flujo de atención que resultara funcional para el 9-1-1, se dividieron las tareas en varios proyectos, centrados principalmente en la telecomunicación a implementar, los esfuerzos de radiocomunicación, así como,  determinar los recursos económicos, capital humano, los recursos tecnológicos, y las importantes intervenciones de las instituciones involucradas, entre otras tareas requeridas para conformar una institución con todas las calificaciones para coordinar la atención a emergencias.

El 25 de septiembre de 2013, el Presidente Danilo Medina promulga la Ley 140-13 del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad, con el objetivo de concentrar todos los números de emergencias en una sola forma de contacto.  Para la fecha, se diseñaban los protocolos de actuación precisos para las áreas neurálgicas, tales como recepción y despacho de emergencias.

El Sistema 9-1-1 revoluciona la forma de tratar las emergencias en las provincias del Gran Santo Domingo, la sede ubicada en el Distrito Nacional fue inaugurada el 30 de mayo de 2014, mientras que la puesta en marcha de los servicios iniciaron al día siguiente, recibiendo la primera llamada a las 12 de la medionoche. Desde el 31 de mayo de 2014, no se han detenido las operaciones y se estan disponibles las 24 horas del día, todos los días del año. Al otorgar un servicio totalmente gratuito, el 9-1-1 impacta positivamente a la economía de las personas dentro de una situación imprevista,  que requiere atención inmediata.

De igual forma, se transforman los servicios públicos al contar con agencias coordinadas y en comunicación constante, lo que impulsa a la revolución en la atención pública.

El 21 de julio 2014, más de 20mil emergencias fueron atendidas, a tan solo 6 semanas del inicio del Sistema, 20,742 acontecimientos se atendieron oportunamente,  con altas valoraciones de parte de los usuarios.  En enero de 2015,  el Sistema 9-1-1 inicia la atención a casos de ruidos, con el fin de llevar tranquilidad a los hogares del Gran Santo Domingo, y evitar las afecciones de salud que estas circunstancias provocan.

El 14 de agosto de 2014 el Ministro de la Presidencia Gustavo Montalvo, junto al director ejecutivo Dr. Dalvert Polanco, anuncia la expansión del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, hasta la zona norte, el primer picazo en los terrenos del antiguo Aeropuerto del Cibao,  marca el inició de los trabajos, donde se encuentra la sede regional.

El 31 de mayo 2016, ya el Sistema había atendido alrededor de 600mil emergencias en todo el Gran Santo Domingo, y ya estaba preparándose para expandir la atención de las emergencias hasta los municipios de San Cristóbal y Haina y Nigua, donde el 5 de diciembre de 2016 se inician los servicios beneficiando una población de más de 425 mil personas. El 24 de julio del 2017 el Presidente de la República promulgó la Ley No. 184-17, del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, que deroga y sustituye la Ley No. 140-13, del 25 de septiembre de 2013 con el fin de continuar con el fortalecimiento del marco jurídico que integra y regula la gestión estratégica, el seguimiento y control de manera unificada de respuesta a incidentes de seguridad y emergencias.

Desde que iniciaron las operaciones del Sistema Nacional de Atención a Emergencias y Seguridad 9-1-1, ha impactado en la vida de miles de dominicanos al entregar a los centros de salud a pacientes en mejores condiciones, disminuyendo así los niveles de mortalidad y morbilidad. Al mes de abril de 2017,  han sido atendidas 1, 667,013 emergencias y 283,600 de ruido. Sumando 1, 950,613 entre casos de emergencias y urgencias por contaminación sónica, con usuarios que muestran un 90% de satisfacción en los servicios recibidos. Este resultado refleja la continuidad a protocolos estrictos, así como al seguimiento firme a las oportunidades de mejoras obtenidas,  a través de las constantes evaluaciones en la calidad y efectividad de los servicios.